¿Desea cerrar la sesión?

BEASTS OF NO NATION: EL CINE ARTE EN LA ERA DEL STREAMING
NOTA
Por: Renato Corpancho Valle / 27 Ago 2018


Hoy en día el sello de Netflix Original en los contenidos que consumimos en la plataforma se interpreta como señal casi inequívoca de calidad. Tanto por el estatus de fenómeno a nivel mundial que han alcanzado no pocas de sus series originales (Stranger Things, House Of Cards, Orange Is The New Black, 13 Reasons Why solo por nombrar algunas) pasando por el altísimo perfil de sus producciones, a menudo echando mano de directores del más alto nivel como David Fincher, Las Wachowskis, en producciones de acción, ciencia ficción, aventuras, etc. A menudo con presupuestos que nada le tienen que envidiar al cine hollywoodense.

El año pasado en diciembre hicieron historia al gastar 90 millones de dólares en la producción de un largometraje protagonizado por Will Smith, Bright. Este contó con efectos especiales, sets, trajes y todo el equipo y producción de alto nivel que suele estar presente en los blockbusters, pero realizado para el streaming.

El área de la producción original de Netflix que nos interesa hoy sin embargo es el de las películas de prestigio. Si bien las series originales como House Of Cards o Mindhunter han tenido gran favor de la crítica, la película que puso a Netflix en el mapa a como una casa creadora de cine de calidad fue la que motiva esta reseña, Bests Of No Nation.

Esta película estrenada en la plataforma en el año 2015 de la mano del director Cary Jojy Fukunaga (que también ejerció como escritor, productor y director de fotografía). Y cuenta la historia de Agú, un niño en un país no especificado de África que vive en un pueblo pobre pero estable en años de guerra civil. Cuando el gobierno central cae y el conflicto se encrudece su pueblo es atacado y Agu cae en las manos del movimiento revolucionario y es convertido en un niño soldado.

El primero y uno de los más grandes aciertos de la película consiste en tomarse unos sólidos veinte primeros minutos para establecer el mundo normal de Agú. Vemos su vida familiar, sus días con sus amigos y el contexto social y económico en el que se encontraba, no era necesariamente el más favorable, pero la película hace un muy buen trabajo en mostrar que lo que no ha perdido a pesar de todo lo anterior es su inocencia infantil. Y es la perversión y pérdida de esta inocencia lo que se aborda durante el resto de la película.

Es también un gran acierto el manejo del “comandante”, personaje encargado de liderar a la facción revolucionaria y que toma a Agú para entrenarlo de forma personal (interpretado por el siempre exelente Idris Elba). Él es un constante recordatorio de un mundo adulto que está más allá del entendimiento o control de nuestro protagonista, y que sin embargo tiene todo el control sobre su vida. El comandante no solo representa esto, por supuesto. También es un personaje completo en su propio derecho y sus capacidades, actitudes y opiniones, pero sobre todo sus decisiones en relación al mundo que habita lo vuelven un personaje más redondo de lo que podría parecer al momento de su introducción.

Todas las dificultades, el sufrimiento y las dolorosas vivencias de Agú son contextualizadas y entendidas con una mirada madura y auténticamente empática para los últimos minutos de la película, lo que logra cohesionarla en una pieza que brilla más que la suma de sus ya excelentes partes.

0 comentarios
CONVOCATORIA
APP MOVIL
INST. ALIADAS
@2015 Cortos de Vista es una marca registrada por la agencia Watana Comunicaciones. Todos los derechos reservados.
powered by  Plumti