¿Desea cerrar la sesión?

12 ANGRY MEN: POCOS ESPACIOS, MUCHAS IDEAS
NOTA
Por: Renato Corpancho Valle / 21 Jul 2018


12 Angry men, de Sidney Lumet es una película que, a 61 años de su estreno, vale la pena revisitar. Y con más razón si eres un aspirante a cineasta. No sólo porque es muy justificadamente considerada un clásico absoluto del cine estadounidense, o por su impecable dirección, actuación y ritmo. La película tiene una particularidad muy interesante: más allá de dos escenas que ocurren en un baño y en una corte además del epílogo, toda la película transcurre en un único cuarto.

Para entender esta decisión, hablemos primero del argumento. Tras conformar el jurado de un caso de asesinato, en el que supuestamente un chico pobre ha asesinado a su padre de una puñalada, doce hombres deben decidir sobre la culpabilidad del acusado. La decisión debe ser absoluta (12-0) y de ser encontrado culpable el chico sería condenado a muerte.

Al principio parece que será una sesión rápida y simple, toda la evidencia parece apuntar a la culpabilidad del acusado. Sin embargo, hay un único miembro del jurado que no está convencido de la culpabilidad del chico más allá de la duda razonable. El genio de la película se deja ver en toda clase de detalles y elementos a partir de este primer conflicto.

Para empezar, resulta sorprendente la cantidad de temas que la película logra abordar sin perder de vista su objetivo en ningún momento. Pobreza, clasismo, racismo, abandono social, negligencia judicial, relaciones familiares, etc. La lista sigue. Estas exploraciones de temas deben en gran medida su éxito a los personajes coherentes y bien definidos. Cada uno trae una perspectiva distinta y a la discusión que se desenvuelve. En ocasiones complementaria, en otros casos más interesantes, completamente disonante.

Dos otros aspectos del filme resaltan la maestría del director y del guion y deberían ser de especial interés para los estudiantes de cine en el público lector. El trabajo de cámara y el ritmo de la historia. Uno de los grandes obstáculos de hacer cine con un presupuesto limitado está en conseguir locaciones apropiadas para todas las escenas. Un cineasta habilidoso logrará reducir la cantidad de locaciones lo más posible, cuidando de no comprometer por ello la calidad de la película.  Lo que se logró en 12 Angry Men sin embargo, es francamente increíble. El 95% de la duración del largometraje transcurren en una sola habitación, y por medio de un planteamiento de cámara que integra planos largos, acercamientos y alejamientos, y una elección impecable de encuadres, logra dar un dinamismo increíble a la no corta conversación de los doce hombres.

El segundo aspecto de la película que da testimonio de la magistralidad de la construcción de la historia es el ritmo. Desde el establecimiento del conflicto, hasta los ataques al único defensor del acusado y escalando con cada nuevo argumento, esta historia de doce hombres sentados en una mesa logra sostener tensión en interés hasta el final. Y tras 61 años, hasta hoy.  

0 comentarios
CONVOCATORIA
APP MOVIL
INST. ALIADAS
@2015 Cortos de Vista es una marca registrada por la agencia Watana Comunicaciones. Todos los derechos reservados.
powered by  Plumti