¿Desea cerrar la sesión?

WANDA, UNA OBRA DE ARTE INVISIBILISADA
NOTA
Por: Cristina Bejar Bejar / 29 Ago 2018


Wanda (1970) es la historia de una infeliz ama de casa que se divorcia de su esposo, deja a sus hijos y escapa con un ladrón.

A simple vista, esta sinopsis nos da la idea de que la película que estamos apunto de ver será de acción, romance y erotismo. En el mejor de los casos, otra versión de Bonnie y Clyde (1967) al estilo de la nouvelle vague. Pero lo que Barbara Loden (escritora y directora de esta película) nos entrega, es una obra de arte del cinema verité y el cine independiente.

Barbara Loden interpreta esta sinopsis, que por cierto sacó de una noticia en el periódico, con una perspectiva íntima y profunda. Loden se pone en el lugar de aquella mujer y la analiza, centra la historia en ella. De esta manera, nos presenta una mujer que se siente inútil; como esposa, madre y ama de casa, y que con ese ladrón al fin ha encontrado algo para lo que podría servir. Durante toda la película no podemos evitar sentir pena por Wanda, porque es torpe, susceptible y pobre.

La sensibilidad de Loden para narrar esta historia va acompañada atinadamente de un estilo cinema verité en 16 mm que le otorga realidad a la película y hace que se refuerce la historia.

“I really hate slick pictures…. They’re too perfect to be believable. I don’t mean just in the look. I mean in the rhythm, in the cutting, the music—everything. The slicker the technique is the slicker the content becomes, until everything turns into Formica, including the people.” (LODEN, 1971)

Barbara Loden está en contra de la perfección y simpleza que ofrecen las películas acerca de la vida. Y eso se nota, porque en Wanda, presenta un Estados Unidos que Hollywood jamás había presentado en la pantalla. El lado de la miseria, el proletariado, la pobreza. Bajo presupuesto, luz natural, actores desconocidos; su película parece un documental y esta técnica es muy expresiva, realista.

Otro punto a destacar es la increíble actuación de Barbara Loden como Wanda. He aquí una cita que me ha parecido bastante interesante al respecto:

«En las tres películas de mujeres que más me han impresionado –Deux fois (1968), Je tu il elle (1974), Le camion (1977)– hay algo extraordinario: la manera como las actrices-auteurs están a ambos lados de la cámara, sin que esto tenga ninguna consecuencia. Hay una violencia serena que remarca la diferencia con el actor-auteur masculino: fíjate en Lewis o Chaplin, para ellos pasar de un lado a otro de la cámara implica arriesgarse al travestismo, a la feminización, y jugar con este riesgo. Nada igual (rien de tel) con las mujeres». (KROHN, 1977: 28-29; DANEY, 2001: 28)

Así como señala Serge Daney a Bill Krohn, Loden al ponerse en el papel de Wanda se expone, se refleja. Las cineastas autoras en el cine se muestran transparentes ante la cámara, eliminan los estereotipos y se autorretratan en la obra. Como diciendo: “Mírenme, así soy realmente”, al contrario de los hombres que mayormente juegan un rol o cumplen fantasías.

Fallecida a la edad de tan solo 48 años, esta fue su única película, pero sin duda, Barbara Loden ha trascendido en el cine y Wanda debe ser valorada y reconocida como lo que es: una obra de arte.

0 comentarios
CONVOCATORIA
APP MOVIL
INST. ALIADAS
@2015 Cortos de Vista es una marca registrada por la agencia Watana Comunicaciones. Todos los derechos reservados.
powered by  Plumti